Publicado en Desahogos, Música

El que quiera celeste…

… que mezcle azul y blanco. ¡Cuánto tiempo! En el primer post expliqué que el nombre del blog viene de una canción del grupo El cuarteto de nos. Pues esta frase es de otra de sus canciones. Bueno, he estado buscando por ahí y no tengo claro de quien es la frase exactamente, pero yo la escuché con ellos. Encontré, además, que hay un dicho que dice “el que quiera celeste que le cueste”. ¿Ven por dónde van los tiros? Les pongo la estrofa completa para que se entienda mejor:

Tengo un diente postizo, si no hay planes improviso
Y aunque a veces lucho, "ha"
No me complico mucho, no me estanco
El que quiera celeste, que mezcle azul y blanco

Me encanta la frase. Todo esto viene a algo que me ha estado pasando estos meses, de forma cada vez más progresiva. Ayer tuve una pequeña riña con mi compañera de vida y alma. Es una persona maravillosa pero tiene un pequeño gran defecto (cómo todos). Y es que es muy agresiva o despectiva hablando. Cuando difiero de su opinión o me gusta algo que considera “vulgar”, “estúpido” o lo que sea suele hablarme con superioridad y despectivamente. Y lo hace natural, ¿eh? No lo hace a mal pero, claro, hasta yo tengo mi límite. Ayer exploté un poco e intenté decírselo pero o no se dio cuenta o se hizo la loca. Entendí que ya no tengo tantas ganas cómo antes de preocuparme por todo (soy muy “drama queen”). Respiré profundamente y le dije que sino entiende qué me hace sentir mal no puedo culparla y que empezaré a ignorarla cuando se ponga así a partir de ahora. ¿Qué quiere decir esto? Pues que ya no quiero luchar contra molinos de viento. Cuando intentas decirle a alguien que no vaya por un camino que se va a caer y se cae una, dos y tres veces… ¿qué haces? ¿Seguir y seguir insistiendo? ¿Seguir preocupándote mientras ves cómo se cae continuamente ignorándote? Pues no, ya no. Y solo el tiempo dirá… Por ahora me compensa aguantar estos defectos.

En resumen, que ya no me como tanto el coco. “Si una cosa tiene solución, ¡para qué preocuparse!, y si no tiene ya solución, ¡para qué preocuparse!” Y como dice la canción que les dejo a continuación, si quiero celeste… mezclaré azul y blanco.

¡Salud!

Publicado en Música

It’s Friday I’m in love!

Sí, es viernes. Y creo que es la mejor canción para empezar el fin de semana. Oh, claro, me refiero a “It’s Friday I’m in love” de The Cure. La canción tiene un paralelismo simple pero muy bonito, al menos para mí. Habla de que le da igual lo que pase todos los días de la semana porque es viernes y está enamorado. Creo que vendría siendo algo así como que nada importa todo lo malo que pueda pasarte si tienes amor en tu vida, porque es maravilloso. Y por eso elige el viernes, porque es el día más querido por todos. ¡Qué tontería! Una vez leí algo así como: “el hombre, ese ser que está contento un viernes teniendo que ir al trabajo y triste un domingo en su casa”. Cuanta razón. Pero así somos ¿eh? Bueno, les dejo con la canción. Igual luego escribo sobre aquella vez que amé, románticamente hablando.

¡Salud!

Publicado en Humor

La tontería del día

Buenas, aquí estoy. Estrenando sección para mis fans inexistentes. Esta será una de mis favoritas. Me encanta el humor, cuanto más absurdo y/o inteligente mejor. Empecemos con una de mis imágenes predilectas:

Sí, señores y señoras, tonelada.

¡Salud!

Publicado en Filosofía para profanos, Películas

Si la cosa funciona…

Sí, señores. He decidido llamar a esta sección “filosofía para profanos”. A medida que vaya añadiendo contenido iré ampliando los menús. Me gusta la filosofía pero no es que sea un erudito en el tema. Por eso el nombre.

Bueno, les traigo el inicio de una película que está muy bien para pensar y se antoja fácil de ver, al menos para mí. Su título es, obviamente, “si la cosa funciona…” de Woody Allen. Esta intro dura cinco minutos y les ruego que la vean. Ya luego si quieren seguir con la película o no, son libres. Pero deberían. Vale, me callo ya.

Tened un buen día y recuerden que si la cosa funciona…

¡Salud!

Publicado en Desahogos

Bienvenid@s al balcón.

Si buscan una intro, vayan al menú “Acerca de”. Dicho esto…

¿Saben eso de ser feliz aunque todo vaya mal? Pues algo así me está pasando ahora. Llevo un año realmente desastroso. No es que el resto de mi vida sea simple pero este final de año tiene algo especial. Y es que, por primera vez, soy feliz. Feliz dentro de los márgenes de la normalidad. Me estoy liando, empiezo de nuevo. 

He tenido una vida bastante dura, no voy a entrar en detalles, y hasta ahora todo era un drama. Mi estado normal era: depresión. Este año no ha sido diferente pero algo en mi hizo click y cambió hace poco. Ahora estoy en un estado de desánimo y tristeza normal y no permanente y eso es ¡GENIAL! ¿Por qué cuento esto? Y yo que sé, me apetece. Estoy triste y quiero desahogarme pero cuando lo comparo a mi estado emocional de hace medio año… ufff. No hay color. Y eso. Aunque las cosas vayan mal, ser feliz es una estúpida cuestión de actitud. No quiero decir con esto que te estén pisando y tu sonrías. Solo quiero decir que seas consciente de que es temporal y tendrás también buenos momentos. Llora porque te están pisando ahora y no porque te han pisado diez veces en el pasado. Y, si lo haces, cuidado. Puede que estés dejando pasar un buen momento. 

Les dejo con un dibujo feo pero encantador que hice de Soraka, un personaje del LOL (un juego) para que le dieran RP a una amiga (la moneda premium ficticia). Porque sí. 

¡Salud!

c3df7da5-d683-4e29-bca4-dfc3e833dcec